reputación online blog

Buscar, informarnos y decidir… es un proceso que todos realizamos cuando tenemos intención de comprar un producto o contratar algún tipo de servicio. Pero, ¿y dónde buscamos?

Con la era digital existen multitud de opciones como: buscadores, redes sociales o páginas corporativas. Usamos todos los canales disponibles para extraer más y mejor información, de ese modo nos aseguramos de que nuestra elección sea la idónea. Este punto del proceso de compra es vital, ya que el usuario diferencia y le aporta valor a nuestro producto o servicio comparándolo con el resto de la competencia, hablamos de Reputación Online.

Online reputation management, o gestión de reputación online, es el conocimiento o control que se tiene sobre toda la información que afecta a nuestra empresa, haciendo un seguimiento de principio a fin. La reputación online no es una cuestión únicamente de la empresa, si no que se va formando por personas que a través de sus opiniones nos posicionan, y puede ser por diversas vías: redes sociales, foros, blogs. etc… Nuestra reputación puede ser positiva o negativa, y su repercusión va unida a otros aspectos como el posicionamiento web  o el posicionamiento que hemos generado en la mente del consumidor.

Negativos no, gracias

Podemos trabajar duro para que nuestra reputación online sea excelente, pero en cualquier momento puede aparecer una crisis de reputación, ya sea por el descenso de calidad de los servicios, por una campaña negativa de desempleados , por un troll que busca dañarnos o simplemente porque la competencia lo haga mejor… en cuanto se detecte un feedback negativo por parte de los usuarios debemos actuar para hacer frente al problema en cuestión.

La gran mayoría de los consumidores expresan su opinión si la calidad del producto o servicio ha sido mala, en cambio es difícil que un cliente satisfecho publique su opinión. Por esa razón, debemos trabajar para que la comunidad online trasmita su opinión positiva al resto de los consumidores.

La gestión de la reputación online se convierte por tanto en un mix de factores de posicionamiento, comunicación y relaciones públicas.

¡Reputación online mala!

Si nuestra marca o empresa posee una reputación online mala o negativa debemos trabajar duro para eliminar este estigma, y tratar los posibles fallos a nivel interno. Empezaremos por la base, creando una estrategia de contenidos bien definida en blogs, redes sociales y perfiles profesionales. Para ello es vital para aportar un plan de monitorización que nos permita saber los resultados que se están obteniendo, y dónde se encuentra nuestro target. El feedback con nuestra comunidad online debe ser fluido para involucrar nuestra marca.

El objetivo es conseguir un buen engagement con el usuario, que otorgará a la empresa un posicionamiento positivo.

El usuario, lo más importante

En España el 82% de los internautas utilizan Internet como servicio de búsqueda de información sobre bienes y servicios. Además, según el estudio “Online shoppers; sistemas de ahorro online”, mas del 80% de los consumidores online ha dejado de comprar a causa de opiniones negativas.

No lo olvides, además de realizar un sin fín de estrategias de Marketing Digital, como puede ser el posicionamiento orgánico (SEO),  nunca debemos dejar de lado tu reputación online.

En Gatoblanco logramos que la comunidad online de tu marca crezca positivamente, y así su reputación online la convierte referente en su sector.

¡Somos felinos digitales! ^^